05/10/2006

Patricia Pérez, candidata al Premio Nobel de la Paz

05/10/2006 – Nicaragua. La Estrella de Nicaragua

Patricia Pérez, argentina con VIH es candidata al premio Nobel de la Paz. Pérez es sobrevivientes de las 30 mujeres que comenzaron a organizarse a nivel mundial (incluida Nicaragua) en la lucha contra el sida.
Patricia Pérez, dirigente mundial de la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH (ICW), es candidata al premio Novel de la Paz. Es la primera vez en la historia del premio que una mujer infectada del letal virus es nominada como candidata al premio Nobel de la Paz, para octubre de 2007, por su «lucha contra el SIDA desde fines de los 80». Pérez, una de las cinco sobrevivientes de las 30 mujeres que comenzaron a organizarse a nivel mundial en la ICW, integra la Junta Directiva, una organización que está afincada en 57 países de todos los continentes y está compuesta por más de 8 mil mujeres Mundial. A su vez, las principales referentes latinoamericanas de lucha contra el Sida, Sandra Sciammarella, de Argentina; Arely Cano, de Nicaragua; Ruth Linares, de Costa Rica; Bertha Chette, de Guatemala; Rosa González, de Honduras e Irene Romero, del equipo técnico ICW Latina, respaldaron la nominación de Pérez, y pasaron a conformar el comité promotor de su candidatura. Wangari Maathai fue la primera mujer africana en recibir el Premio Nobel de la Paz, a partir de su labor ambientalista, en defensa de los derechos humanos y de las mujeres en particular. Patricia es en la actualidad la secretaria regional para América Latina y el Caribe. La nominación de una dirigente mundial viviendo con VIH «es una posibilidad para mejorar la respuesta mundial a la pandemia del Sida», enfatiza la ICW en un comunicado. La dirigente argentina fue asimismo una de las 15 personalidades mundiales invitadas oportunamente por el secretario general de Naciones Unidas, Koffi Annan, para la consulta previa de la Asamblea extraordinaria sobre Sida que realizó Naciones Unidas en 2001. Para la ICW, esta candidatura «es una extraordinaria posibilidad para ampliar también la estrategia mundial de respuesta social a la pandemia más terrible que ha enfrentado la humanidad».